más que palabras - fotografía

25 de abril de 2016

Mi libro, Instantes capturados, ya a la venta.

¡Ya a la venta!

Disponible en Amazon.es

Y la próxima semana, en las librerías Capali y El Rincón de Ezaro de Torrejón de Ardoz. Y muy pronto en las principales librerías de Iberoamérica.

Si quieres un ejemplar dedicado, te recuerdo que el 10 de junio, se firmarán libros en la librería Capali, C/ Nápoles, 1 (Torrejón de Ardoz). ¡Te esperamos!

http://www.instantescapturados.es

   

INSTANTES CAPTURADOS es un libro en el que se muestran fotografías robadas, retratos, paisajes y fotografías de naturaleza de Manuel Pozo Coronado. El autor nos cuenta qué es lo que le llamó la atención, cómo planificó la toma, cómo hizo la composición y qué decisiones tomó a la hora de procesar las imágenes. Un libro de tú a tú, en el que, seguramente, se verá reflejado el amante de la fotografía. No es un manual al uso, no se limita a enseñar técnicas o trucos. Tampoco es el típico porfolio de autor en el que sólo hay fotografías. Manuel nos muestra las imágenes y nos habla de los sentimientos, de las sensaciones, de las emociones, de lo que un fotógrafo siente por la fotografía, de lo que le empuja a componer y disparar.

Una pequeña muestra del libro:

14 de abril de 2016

Rebeca

Rebeca sigue siendo fiel al estudio cada vez que viene de visita a su tierra. Además, esta vez lo ha hecho por partida doble, por una parte posando, y por otra ayudándome en la sesión de embarazo de Ester y Alberto que he publicado en el otro blog.

Hay veces que me enfrento a las sesiones sin ganas de experimentar, ni complicarme la vida: Pongo un esquema de iluminación clásico, fácil, y me dedico sencillamente a buscar miradas y expresiones. Otras veces, como es este caso, pienso en la luz. Una luz rara, dura, desde atrás, dejando el rostro en penumbra. No sé porqué, a veces me llegan las imágenes a la cabeza y luego pienso en cómo conseguirlas. Sí, me complico yo solito, y me cuesta, y lo paso mal porque no doy con el punto. Rebeca tuvo paciencia, y me fue animando ante mi desesperación y eso me ayudó a relajarme, tranquilizarme y a disfrutar de la fotografía, de la búsqueda de la luz, y poco a poco fue surgiendo la magia. 


Tengo que dar las gracias nuevamente a Daniel Herráez por prestarme el estudio, y por darme el primer empujoncito con la luz, aunque en seguida le pedí que me dejara intentarlo a mí, porque quería seguir aprendiendo, y más en una sesión en la que el objetivo era conseguir por mí mismo el resultado que buscaba. Así que me dejó tranquilo el rato que duró la sesión con Rebeca y luego ya le dejé hacer su magia con Ester y Alberto.

Con esa luz tan... rara, estaba predispuesto a ponerme el chip del blanco y negro. Cuando la luz es la protagonista, cuando menos nos distraiga el color, mejor.



Con lo que no contaba es que Rebeca se pondría un corsé espectacular con un cordón rojo brillante, y el blanco y negro empezó a tambalearse en mis neuronas.



"Afortunadamente" luego se cambió, se puso ropa más neutra y pude volver al blanco y negro. La sesión la terminamos con una luz más "normalita". Experimentar mola, pero cansa y quería también hacer algunas fotos más normales, por tener un poco de todo.




Al ver las fotos en la pantalla del ordenador, mientras las seleccionaba antes de procesarlas, me gustaron más de lo que me esperaba. Últimamente suelo tener esas sensaciones: las fotos me suelen sorprender cuando las miro tranquilamente en la pantalla. Supongo que el hecho de que hacía tiempo que no hacía retratos en estudio y estaba un poco oxidado, y encima buscando una idea complicada, hizo que estuviera un poco "estresado" mientras hacía las fotos y no era objetivo con lo que veía en la cámara. 

24 de febrero de 2016

Instantes capturados

Mi primer libro fue "Instantáneas de una obra viva", con fotografías de Zalamea de la Serena y de su obra de teatro, "El Alcalde de Zalamea". Se editaron ni más ni menos que 8.000 ejemplares y lo subvencionó Caja Badajoz, la Diputación de Badajoz y el Ayuntamiento de Zalamea.

Llevo bastante tiempo trabajando en un nuevo libro: "Instantes capturados, visiones personales de un fotógrafo" y parece que pronto podré editarlo. El libro está terminado y enviado a la editorial para que me digan qué les parece. Si les gusta y deciden publicarlo, tendré que maquetarlo, y aprovecharé para revisarlo una vez más.




Es un libro de fotografía (¿qué pensabas?). Hago un recorrido por los temas que suelo abordar (retrato, viajes, naturaleza...) y escribo un poco sobre las fotos, y sobre lo que siento por la fotografía. Un libro en el que probablemente se verán reflejados muchos aficionados que como yo aman este arte.

Tiene 104 páginas y 55 fotografías.

De momento no puedo contar mucho más. Iré poniendo todas las novedades en una página que he creado en Facebook:
 
Facebook de Instantes Capturados


18 de febrero de 2016

Crisis...

Llevo muchos meses sin hacer fotos, a veces pasan estas cosas... No me preocupa demasiado, cuando vuelva a hacerlo será con más ganas. De hecho tengo algunas ideas que espero poder realizarlas pronto.

Estoy intentando rematar un libro sobre fotografía que llevo haciendo mucho tiempo y espero que pueda publicar este año. Me queda el trabajo de buscar todos los raws y procesarlos de nuevo. Ahora que tengo un poquito más de tiempo quiero aprovecharlo y ponerme a ello.

Este año espero hacer menos bodas y descansar un poco. La edad empieza a pesar :-)

Y no sé qué mas contar... Y como no tengo fotos nuevas que compartir, os dejo una de hace un montón de años, porque me apetece ;-)




5 de febrero de 2016

Roma (IV)

El segundo día del viaje, el viernes, como decía en el anterior artículo sobre este viaje a Roma, fuimos a visitar el Vaticano. Nuestra idea era ver los museos y la Basílica por la mañana, y después de comer, ver el Castillo de San Angelo y luego el Foro, pero tras ver los museos, no nos dieron bien las indicaciones, y en lugar de pasar directamente a la Basílica, nos salimos del edificio y había tal cola para entrar a la Basílica que decidimos no perder el tiempo y continuar con el plan, y la Basílica la veríamos el sábado por la mañana.

Así que fuimos a comer y luego nos fuimos callejeando hasta el Foro.

A la salida del Foro, se nos hizo de noche, y nos fuimos a cenar al barrio del Trastevere.

El sábado regresamos nuevamente al Vaticano, subimos a la cúpula, vimos la Basílica y ocupamos toda la mañana. Cuando salimos del Vaticano llovía a mares y cuando llegamos a casa estábamos empapados. Subimos al apartamento, nos cambiamos, y esperamos a que dejara de llover, pero como no paraba, y teníamos muchas cosas que ver, decidimos continuar.

Visitamos iglesias, plazas, calles... y se nos hizo de noche. Casi por casualidad nos encontramos con el Panteón, pero estaba cerrado y la lluvia nos estaba fastidiando bastante.

El domingo amaneció despejado y enseguida nos pusimos en marcha. Aún quedaba mucho por ver. El Panteón, la Plaza de España, la Plaza del Popolo, más iglesias, más calles, la Fontana di Trevi, la Catedral...

Un palizón, vaya. Pero mereció la pena.

Sólo nos quedaba la mañana del lunes, que quisimos que fuera más tranquila, y nos dedicamos a pasear.

Un viaje realmente encantador que recordaremos siempre como uno de los más bonitos que hemos hecho.

Os dejo la secuencia de todas las fotos. Espero que os gusten.