más que palabras - fotografía

15 de noviembre de 2017

Nueva exposición


Estoy participando junto a mis compañeros de AFOTAR con dos fotografías en una exposición que puedes visitar hasta el próximo sábado en la Caja del Arte en Torrejón de Ardoz. Te dejo el cartel en el que puedes ver el horario y un par de fotos. Espero que puedas acercarte y que te guste.




  



Sesión express

Ayer tuve sesión express, sin anestesia, aquí te pillo, aquí te mato... con mi buena amiga Cinta. Una sesión sencillita que me ha venido fenomenal para desatascar mi mente. Aparte de mi pelea con el flash del fondo todo ha ido muy bien. Puedes ver las fotos de la sesión en flickr.

Peluquería: Alfredo Fernández Alonso y Martina Trashi-Sho


29 de agosto de 2017

Mi primera reflex

Mi primera reflex fue una Zenit EM. En realidad no era mía, fue un préstamo, pero la tuve bastante tiempo y tengo un buen recuerdo de ella. Antes tuve otras cámaras, todas de visor directo: la Baldessa de mi padre, la Instamatic 25, una Werlisa... La Zenit es una cámara rusa hecha de hierro macizo, al menos es la impresión que da al tenerla en las manos. Es totalmente manual, mecánica (no usa pilas), y su único automatismo es un fotómetro básico, una célula fotoeléctrica que mueve una pequeña aguja y te muestra en una escala la exposición aproximada. Lleva montura de rosca M42 y llevaba de serie un Helios de 58 mm f:2. Como dato histórico, se fabricó desde 1972 hasta 1984. 


La que yo tuve era de la serie conmemorativa de los juegos olímpicos de 1980, y aparte del 58mm tenía un teleobjetivo que del que no recuerdo focal ni marca. Las fotos no salían con una calidad extraordinaria, quedaban más bien regular tirando a mal, pero el disparar con una reflex te hacía sentir bien. Yo tendría unos 16 o 17 años y mi pasión por la fotografía estaba en su máximo esplendor.

Aparte de la sensación de tener una pedazo de cámara, el hecho de poder medir la luz, poder enfocar con mayor precisión (aunque fuera enfoque manual, mirabas a través del objetivo y veías si la imagen estaba o no enfocada), poder cambiar de objetivos... eran funcionalidades interesantes y nuevas para mi.

Cuando la devolví, llegó la Canon AE-1 que consiguió que olvidara al "tanque ruso" rápidamente. Nada que ver, la verdad. Aunque siempre estaré agradecido a mi primo por aquel préstamo que fue tan importante para mi.

Hace poco compré otra Zenit EM en muy buen estado, nostálgico que es uno... y espero poder probarla y recordar viejos tiempos.

2 de mayo de 2017

Malta

Hacía meses que no escribía nada... pero es que hace meses que apenas hago fotos. Desde la última entrada del blog, la sesión de Irene Carnero, sólo he hecho un par de excursiones. La del Hayedo de Tejera Negra en Guadalajara y la de Aranjuez, cuyas fotos podéis ver en flickr siguiendo los hipervínculos.

Pero hace un par de semanas, del 13 al 19 de abril, hemos hecho un viaje a Malta en familia que merece una entrada en el blog.

Malta es un archipiélago formado básicamente por tres islas (Malta, Comino y Gozo) que se encuentra al sur de la isla de Sicilia, y tiene una superficie de sólo 316 Km² (para que os hagáis una idea, Ibiza tiene 573 km²). Se encuentra a unos 1650 Km de Madrid, unas 2 horas y 50 minutos de avión.

En esa semana hice más de 2200 fotos de las cuales he seleccionado 450, que son un montón. Las he procesado y tras una nueva criba he subido 300 a flickr, y os invito a verlas.

Como resumen de la visita, y creo que se aprecia en las fotos, creo que lo más destacable es la diversidad de rincones y parajes, desde las playas hasta el casco antiguo de Veleta, pasando por sus paisajes de acantilados, pueblos de interior, pueblos pesqueros, ciudades, museos, iglesias, puertos... 

En fin, un viaje bonito en familia que recordaremos siempre. Ilustro la entrada con algunas de las fotos que más me gustan.

IMG_3584

IMG_3586

IMG_3681

IMG_3698

IMG_3759

IMG_3756

IMG_3838

IMG_3957

IMG_4012

IMG_4043

IMG_4144

IMG_4241_IMG_4245-5 images

IMG_4249

IMG_4372

IMG_4428

IMG_4471

IMG_4483

IMG_4569

IMG_4901

IMG_4947

IMG_4961

IMG_4973

IMG_4975

IMG_5059

IMG_5073

IMG_5156b

IMG_5174

IMG_5273

IMG_5284_IMG_5287-4 images

IMG_5301

IMG_5373

IMG_5481

IMG_5534

IMG_5563

IMG_5598

IMG_5614

IMG_5621

IMG_5641
     IMG_5751

20 de noviembre de 2016

Luz


La luz es el alma de la fotografía. Cualquier objeto, paisaje o rostro se muestra de mil formas distintas dependiendo de la luz que lo rodee. Diferentes tipos de luz nos transmitirán diferentes sensaciones, incluso sentimientos opuestos de una misma escena. La luz del atardecer nos evocará sensaciones melancólicas. Una luz cenital nos provocará miedo, una luz suave lateral, ternura. Una luz roja nos pondrá nerviosos y una luz fría puede tranquilizarnos.

Los fotógrafos dependemos de la luz. Podemos utilizar la luz del Sol. Es la luz por excelencia. Natural, cambiante, real. No podemos modificarla: no podemos cambiarla de posición, o regular su intensidad ni su tono, pero podemos reflejarla, matizarla, podemos cambiar nuestra posición, podemos esperar a que esté más baja, más cálida...

En el estudio las posibilidades son infinitas, y por ello es complicado conseguir la iluminación precisa para transmitir lo que nos proponemos. Yo suelo "ir al grano". Si tengo en mi cabeza la foto, intento reproducirla en el estudio de la forma más simple posible. Y si puede ser con un sólo punto de luz, mejor. 

En esta ocasión contaba con la ayuda de mi amigo Daniel Herráez, que es un experto en esto de la luz. Así que mi labor consistió inicialmente en transmitirle la idea que tenía en mi cabeza: un rostro neutro, a contraluz. Una luz dura, misteriosa, desde atrás, que dibujara en blanco y negro sus facciones en un marco de oscuridad. El reflejo de la ventana en la pupila y una caricia en la mejilla, frente y barbilla.

A la modelo, Irene, situarla en el lugar exacto y dirigir su mirada a un punto concreto del estudio.

Encuadrar. Solapar la imagen mentalmente con la que tenía en mi mente... y disparar.